Saltar al contenido

Psicología de las Sectas ¿Qué técnicas utilizan?

Aterradoras y fascinantes a la vez, las sectas tienden a captar la atención de casi todo el mundo. Las sectas son comunidades profundamente personales, secretas y aisladas que pueden encontrarse en todo el mundo y en las que participan personas de muy diversos orígenes, tanto los líderes de la secta como los seguidores. Aunque los miembros de una secta no tienen por qué tener una religión específica, sus ideales parecen convertirlos en su propia comunidad religiosa.

El concepto de las sectas es innegablemente apasionante… las preguntas abundan: ¿De dónde viene esta gente? ¿Qué hacen realmente dentro de esos recintos aislados? ¿Cómo se convierte un individuo en líder de una secta? Lo más interesante, quizás, son los componentes psicológicos de la vida de culto, preguntas como: ¿Quién en el mundo caería en eso?

En un esfuerzo por responder a estas preguntas y a otras más, hemos enumerado 10 cosas que hay que saber sobre la psicología de las sectas.

Las sectas son atractivas porque promueven una ilusión de comodidad.

Los seres humanos desean comodidad y, en un mundo temeroso e incierto, muchos recurren a las sectas porque tienden a promover exactamente eso. Jon-Patrik Pedersen, psicólogo de CalTech, ha señalado que los líderes de las sectas suelen hacer promesas totalmente inalcanzables, pero que ningún otro grupo de la sociedad ofrece.

Por ejemplo, la seguridad financiera, la salud total, la paz mental constante y la vida eterna: las cosas que todo ser humano desea en lo más profundo.

Las sectas satisfacen el deseo humano de respuestas absolutas.

El mundo actual es difícil, con más cuestiones abstractas que blancas y negras. Como describe el Dr. Adrian Furnham en Psychology Today, los seres humanos anhelan la claridad. Muchas personas se unen a las sectas porque creen que se les ofrecen respuestas sólidas y absolutas a cuestiones como el bien y el mal, la religión, el sentido de la vida, la política, etc.

Muchos líderes de sectas promueven mensajes sencillos y que parecen tener sentido, justo lo contrario de lo que se nos ofrece a menudo en la vida cotidiana. A menudo se encuentran nuevos miembros cuando los individuos anhelan estas respuestas y entonces se les promete una vida simple por alguien que parece tenerlo todo resuelto.

Las personas con baja autoestima son más propensas a dejarse persuadir por el entorno de una secta.

La gente suele sorprenderse al saber que quienes se unen a las sectas son, en su mayoría, personas normales. Muchas víctimas de las sectas son su vecino, su amigo del gimnasio, su familiar. Vienen de todos los orígenes, de todos los códigos postales y de todos los niveles impositivos. Pero las investigaciones realizadas en las últimas dos décadas han encontrado un patrón interesante: se dice que muchas personas reclutadas con éxito por las sectas tienen una baja autoestima.

Por lo general, las sectas no buscan reclutar a personas con ciertas discapacidades o con depresión clínica. Sin embargo, las personas con baja autoestima son más fáciles de derribar, para luego volver a construirlas en un esfuerzo por enseñarles que la secta es el entorno de apoyo que están buscando. Los que carecen de confianza y autoestima son mucho más propensos a caer en un esquema piramidal que promete una vida mejor o a lanzarse a una comunidad o grupo religioso sin pensarlo mucho. Son más vulnerables y están más desesperados por estas promesas de vida.

Los nuevos reclutas son «bombardeados de amor»

Una vez que las personas han sido reclutadas por una secta, a menudo son «bombardeadas de amor». Esta extraña frase se utiliza comúnmente para describir las formas en que alguien con baja autoestima es constantemente halagado, halagado y seducido con el fin de entrenar su cerebro para asociar el culto con el amor y la aceptación.

Cuando alguien se siente indigno del amor, es el primero en caer en las falsas afirmaciones asociadas al bombardeo de amor. Por desgracia, las sectas suelen alcanzar niveles de cercanía y «amor» intensos, insanos e inapropiados cuando se aprovechan de los débiles. Esto a menudo conduce al abuso sexual, al matrimonio plural arreglado, al abuso de niños, al tráfico sexual, a albergar correo negro, y más.

Las mujeres son más propensas que los hombres a unirse a una secta

Según varias investigaciones, las mujeres representan un enorme 70% de los miembros de las sectas en todo el mundo. Los psicólogos tienen diferentes ideas sobre por qué hay más mujeres que hombres que se unen a las sectas. El Dr. David Bromley, de la Virginia Commonwealth University, señala que las mujeres simplemente asisten a más reuniones sociales, ya sean religiosas o de otro tipo.

Esto hace que las mujeres sean estadísticamente más propensas a unirse a grupos que finalmente las victimizarán. Otros sugieren que tiene que ver con el hecho de que las mujeres han sido oprimidas durante gran parte de la historia de la humanidad. Por lo tanto, se sienten más cómodas bajo una figura de autoridad. Y otros lo tachan de tontería total.

Emma Cline, la autora de la novela de temática de culto más vendida, The Girls, teoriza que a las jóvenes se les enseña a menudo a buscar la atención de los hombres y a esperar el «rescate». Unirse a una secta, dice Cline, es una forma de que muchas jóvenes sientan que están «aprovechando su destino». También es más probable que una mujer se una a una secta cuando es recibida por otras mujeres que forman parte del grupo. Las mujeres tienden a sentirse seguras cerca de otras mujeres.

Muchos miembros de la secta han rechazado la religión

El Dr. Stanley H. Cath, psicoanalista y profesor de psicología de la Universidad de Tufts, ha tratado a más de 60 ex miembros de sectas a lo largo de su carrera. A partir de esta experiencia única de primera mano, Cath ha observado una tendencia interesante: muchas personas que se unen a las sectas han experimentado las religiones convencionales en algún momento de sus vidas, y las han rechazado.

Tal vez esto sea sorprendente, teniendo en cuenta que muchas sectas tienden a ser religiosas, o al menos pretenden serlo. Pero el Dr. Cath afirma que esta tendencia es un signo de algo más profundo. Muchos de los que se unen a las sectas son jóvenes inteligentes procedentes de entornos protegidos.

Crecer en un entorno así, dice la Dra. Cath, suele significar que «muchos tienen un historial de fracaso en la intimidad, de culpar a los demás de sus fracasos y de esforzarse constantemente por alcanzar objetivos perfeccionistas.» Estas características los convierten en objetivos principales para el reclutamiento por parte de las sectas. Cuando una secta les ofrece un movimiento religioso único que les hace sentir seguros, pero también una forma de encontrar su valor interior, es probable que crean cada palabra que se les dice.

Las sectas mantienen su poder promoviendo una mentalidad de «nosotros contra ellos».

Las sectas son poderosas porque consiguen aislar a sus miembros de su vida anterior, que no es la de la secta. Una de las formas en que los líderes de las sectas consiguen esto es convencer a sus seguidores de que son superiores a los que no pertenecen a la secta.

Esta mentalidad de «nosotros contra ellos» conduce en última instancia a que los miembros de la secta se aíslen socialmente de sus amigos y familiares. Sustituyen esas relaciones por otras nuevas dentro de la secta.

Los líderes de las sectas son maestros del control mental.

Los líderes de las sectas convencen a sus víctimas para que se separen de la sociedad, renuncien a sus posesiones personales y, a veces, a enormes sumas de dinero. Convencen a la gente de que compre lo que están promoviendo. Para hacer todo esto, el líder de una secta debe ser un maestro del control mental. Las formas en que los líderes obtienen el control sobre los miembros de la secta varían, pero algunos métodos populares incluyen

  • Humillación pública: Los nuevos miembros de la secta pueden ser «bombardeados con amor» poco después de su llegada, pero una vez que se han establecido como miembros, los líderes de la secta suelen mantener el control emocional a través de varios ejercicios destinados a humillar públicamente a un miembro. Uno de estos métodos consiste en sentar a alguien en una silla rodeado de otros miembros, momento en el que se le pide que admita sus recientes fracasos, pensamientos viles, defectos, etc.
  • Autoinculpación: Una táctica favorita del infame líder de la secta Jim Jones, la autoincriminación requiere que los miembros de la secta proporcionen a su líder declaraciones escritas detallando sus miedos y errores individuales. El líder de la secta puede utilizar estas declaraciones para avergonzar a los miembros individuales públicamente.
  • Lavado de cerebro:: Los líderes de las sectas son conocidos por repetir varias mentiras y distorsiones hasta que a los miembros les resulta difícil distinguir entre la realidad y la vida de la secta.
  • Paranoia: Para mantener una falsa sensación de comodidad, las sectas suelen recurrir a tácticas de paranoia. Los líderes de las sectas convencen a sus víctimas de que el grupo, sus familias y/o el gobierno van a por ellos, pero que la secta puede proporcionarles seguridad. Una vez que el miembro de la secta llega a la conclusión de que sus familias y su país no pueden mantenerlo a salvo, comienza a adorar y a poner toda su fe en el líder de la secta. Jim Jones era especialmente hábil en este truco de control mental. Animaba a los miembros a espiarse unos a otros, y hablaba constantemente a través de altavoces a todas horas del día para que los miembros de la secta oyeran su voz tanto si estaban despiertos como dormidos.

Los miembros de una secta a menudo no saben que están en una secta.

Aunque puede ser obvio para los que les rodean, las personas que pertenecen a una secta no suelen darse cuenta de lo que han llegado a formar. La doctora Margaret Thaler Singer, psicóloga, ha pasado la mayor parte de su carrera estudiando la psicología de las sectas y el lavado de cerebro. Descubrió que la mayoría de la gente entra en una secta por voluntad propia, sin darse cuenta del poder que va a tener sobre ellos.

Singer teoriza que esto se debe en parte a que algunas personas están más dispuestas a ver los beneficios percibidos que los peligros potenciales.

También menciona que mucha gente asume que las sectas son sólo religiosas, aunque en realidad, las sectas también pueden ser grupos políticos, grupos de estilo de vida o grupos empresariales.

La vida de culto puede tener un efecto peligroso y duradero.

Las víctimas de las sectas suelen pasar años superando los daños emocionales sufridos durante su estancia en una secta.

Los psicólogos que tratan a los antiguos miembros de las sectas describen habitualmente los efectos a largo plazo que puede tener en el cuerpo humano el hecho de haber estado en un entorno sectario. El Dr. John G. Clark, Jr. es profesor de psiquiatría en Harvard y cofundador de un grupo sin ánimo de lucro que trata a antiguos miembros y a sus familias.

Menciona específicamente que los «síntomas de la epilepsia del lóbulo temporal son similares a los que se han visto o se han reportado como resultado de las conversiones a una secta: aumento de la irritabilidad, pérdida de la libido o alteración del interés sexual, ritualismo, atención compulsiva a los detalles, estados místicos, falta de humor y sobriedad, aumento de la paranoia».

Aunque hay distintos grados de intensidad en lo que respecta a las sectas, éstas son emocionalmente dañinas sea como sea. Ser sometido a un lavado de cerebro y ser controlado durante un periodo prolongado dañaría emocionalmente a cualquier persona, independientemente de que ahora sea un antiguo miembro.

Sin embargo, el extremo al que llegan algunas sectas cuando tienen verdadero poder sobre los humanos es muy preocupante. Muchas personas a las que se les ha lavado el cerebro para que vivan la vida de una secta han experimentado cosas terribles, especialmente aquellos que eran niños y no tenían otra opción porque su familia vivía allí. Algunos ejemplos pueden ser:

  • Abuso de niños
  • Abuso sexual
  • Tráfico sexual
  • Pornografía infantil
  • Ver un suicidio masivo
  • Saber que los miembros murieron
  • Matrimonio forzado

Ismael Abogado

Ismael Abogado

Psicólogo y aprendiz constante de la mente y el alma.

2 comentarios en «Psicología de las Sectas ¿Qué técnicas utilizan?»

  1. Avatar

    Yo he estado 33 años en la secta Moon. Hace 3 años que la dejé definitivamente. Me manipularon para donar casi todos mis ahorros, decenas de miles de euros. Me quedé sin «amigos» y sin trabajo cuando me fui . Sin seguridad social pues trabajábamos para ellos en negro durante nuestra juventud. Ha sido una liberación irme de allí pero me queda el resentimiento por haberme dejado robar, manipular de esa forma y por haber desperdiciado los mejores años, mi juventud y mi vigor. Ahora no puedo tener pensión de jubilación por no haber cotizado los 15 años a la Seguridad social.

    1. The Brain

      Gracias por compartir tu experiencia María Luisa. Nos alegra ver que pudiste salir de esa situación y que tengas la valentía de compartir tu historia para que otras personas puedan conocer los peligros por alguien que lo ha vivido en primera persona. Por este motivo es por el cual escribimos contenido en el blog, para educar y brindar información antes de que estas cosas ocurran.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *