Saltar al contenido

¿Qué es la psicoterapia? Todo los que Necesitas Saber

La psicoterapia es un término general que se utiliza para describir el proceso de tratamiento de los trastornos psicológicos y el malestar mental mediante el uso de técnicas verbales y psicológicas. Durante este proceso, un psicoterapeuta formado ayuda al cliente a abordar problemas específicos o generales, como una enfermedad mental concreta o una fuente de estrés vital.

Dependiendo del enfoque utilizado por el terapeuta, se puede utilizar una amplia gama de técnicas y estrategias. Casi todos los tipos de psicoterapia implican el desarrollo de una relación terapéutica, la comunicación y la creación de un diálogo, y el trabajo para superar los pensamientos o comportamientos problemáticos.

La psicoterapia se considera cada vez más una profesión distinta por derecho propio, pero son muchos los tipos de profesionales que la ofrecen, como psicólogos clínicos, psiquiatras, consejeros, terapeutas matrimoniales y familiares, trabajadores sociales, consejeros de salud mental y enfermeros psiquiátricos.

En este artículo se analizan los distintos tipos de psicoterapia disponibles y los posibles beneficios de la misma. También cubre las diferentes condiciones que puede tratar y su eficacia para una variedad de trastornos.

La psicoterapia existencial profundiza en aspectos no convencionales del ser humano.

La psicoterapia puede adoptar diferentes formatos dependiendo del estilo del terapeuta y de las necesidades del paciente. Algunos de los formatos que se pueden encontrar son

  • Terapia individual, que consiste en trabajar individualmente con un psicoterapeuta.
  • Terapia de pareja, que consiste en trabajar con un terapeuta en pareja para mejorar el funcionamiento de la relación.
  • La terapia familiar, que se centra en mejorar la dinámica dentro de las familias y puede incluir a varios individuos dentro de una unidad familiar.
  • La terapia de grupo, que implica a un pequeño grupo de individuos que comparten un objetivo común. (Este enfoque permite a los miembros del grupo ofrecer y recibir apoyo de los demás, así como practicar nuevos comportamientos dentro de un grupo solidario y receptivo).

Cuando la gente oye la palabra «psicoterapia», muchos se imaginan la imagen estereotipada de un paciente tumbado en un sofá hablando mientras el terapeuta está sentado en una silla cercana anotando sus pensamientos en un cuaderno amarillo. La realidad es que hay una gran variedad de técnicas y prácticas utilizadas en la psicoterapia.

El método exacto utilizado en cada situación puede variar en función de diversos factores, como la formación y los antecedentes del terapeuta, las preferencias del cliente y la naturaleza exacta del problema actual del cliente. A continuación se ofrece un breve resumen de los principales tipos de terapia.

Terapia conductista

Cuando el conductismo se convirtió en una escuela de pensamiento más prominente durante la primera parte del siglo XX, las técnicas de condicionamiento comenzaron a desempeñar un papel importante en la psicoterapia.

Aunque el conductismo ya no es tan dominante como antes, muchos de sus métodos siguen siendo muy populares hoy en día. La terapia conductista suele utilizar el condicionamiento clásico, el condicionamiento operante y el aprendizaje social para ayudar a los clientes a modificar sus conductas problemáticas.

Terapia cognitivo-conductual

El enfoque conocido como terapia cognitivo-conductual (TCC) es un tratamiento psicoterapéutico que ayuda a los pacientes a comprender los pensamientos y sentimientos que influyen en los comportamientos. La TCC se utiliza para tratar una serie de enfermedades, como las fobias, la adicción, la depresión y la ansiedad.

La TCC incluye técnicas cognitivas y conductuales para cambiar los pensamientos negativos y los comportamientos inadaptados. El enfoque ayuda a las personas a cambiar los pensamientos subyacentes que contribuyen a la angustia y a modificar los comportamientos problemáticos que resultan de estos pensamientos.

Terapia cognitiva

La revolución cognitiva de la década de 1960 también tuvo un gran impacto en la práctica de la psicoterapia, ya que los psicólogos comenzaron a centrarse cada vez más en cómo los procesos de pensamiento humano influyen en el comportamiento y el funcionamiento.

Por ejemplo, si usted tiende a ver los aspectos negativos de cada situación, probablemente tendrá una perspectiva más pesimista y un estado de ánimo general más sombrío.

El objetivo de la terapia cognitiva es identificar las distorsiones cognitivas que conducen a este tipo de pensamiento y sustituirlas por otras más realistas y positivas. Al hacerlo, las personas pueden mejorar su estado de ánimo y su bienestar general.

La terapia cognitiva se centra en la idea de que nuestros pensamientos tienen una poderosa influencia en nuestro bienestar mental.

Terapia humanista

A partir de la década de 1950, la escuela de pensamiento conocida como psicología humanista comenzó a tener influencia en la psicoterapia. El psicólogo humanista Carl Rogers desarrolló un enfoque conocido como terapia centrada en el cliente, que se centraba en que el terapeuta mostrara una consideración positiva incondicional al cliente.

Hoy en día, algunos aspectos de este enfoque siguen siendo ampliamente utilizados. El enfoque humanista de la psicoterapia se centra en ayudar a las personas a maximizar su potencial y subraya la importancia de la autoexploración, el libre albedrío y la autorrealización.

Terapia psicoanalítica

Aunque la psicoterapia se practicaba en diversas formas desde la época de los antiguos griegos, tuvo su inicio formal cuando Sigmund Freud comenzó a utilizar la terapia conversacional para trabajar con los pacientes. Entre las técnicas utilizadas por Freud se encuentran el análisis de la transferencia, la interpretación de los sueños y la asociación libre.

Este enfoque psicoanalítico implica ahondar en los pensamientos y experiencias pasadas de una persona para buscar pensamientos, sentimientos y recuerdos inconscientes que puedan influir en el comportamiento.

La psicoterapia tiene muchas formas, pero todas están diseñadas para ayudar a las personas a superar los retos, desarrollar estrategias de afrontamiento y llevar una vida más feliz y saludable.

Si experimenta síntomas de un trastorno psicológico o psiquiátrico, podría beneficiarse de una evaluación por parte de un psicoterapeuta capacitado y con experiencia que esté cualificado para evaluar, diagnosticar y tratar los trastornos de salud mental.

La psicoterapia se utiliza para tratar una amplia gama de condiciones de salud mental, incluyendo:

  • Adicción
  • Trastornos de ansiedad
  • Trastorno bipolar
  • Depresión
  • Trastornos de la alimentación
  • Trastorno obsesivo-compulsivo
  • Fobias
  • Trastorno de estrés postraumático
  • Trastorno por consumo de sustancias

Además, se ha comprobado que la psicoterapia ayuda a las personas a hacer frente a lo siguiente

  • Dolor crónico o enfermedades graves
  • Divorcios y rupturas
  • Duelo o pérdida
  • Insomnio
  • Baja autoestima
  • Problemas de pareja
  • Estrés

La eficacia de la terapia puede variar en función de una amplia gama de factores. La naturaleza y la gravedad de su problema influyen, pero también hay cosas que puede hacer para sacar el máximo provecho de sus sesiones, como por ejemplo

  • Ser sincero con tu terapeuta: No intentes ocultar tus problemas o sentimientos. Tu objetivo es mostrarte como tu verdadero yo sin tratar de ocultar aspectos de tu personalidad que podrías tener miedo de revelar.
  • Sentir tus sentimientos: No intentes ocultar emociones negativas o angustiosas como la pena, la ira, el miedo o los celos. Hablar de estos sentimientos en el contexto de la terapia puede ayudarte a entenderlos mejor.
  • Estar abierto al proceso: Trabaja en la formación de una alianza terapéutica abierta y genuina con tu terapeuta. Algunas investigaciones sugieren que la terapia es más eficaz cuando se siente una conexión con el profesional de la salud mental que le está tratando.1
  • Asistir a las sesiones: La vida es muy ajetreada, pero intenta cumplir con el plan de tratamiento y las citas programadas lo mejor que puedas.
  • Hacer el trabajo: Si tu terapeuta le asigna tareas para realizar fuera de las sesiones, haz un esfuerzo por terminarlas antes de la siguiente sesión.

La psicoterapia suele ser más asequible que otros tipos de terapia y una opción viable para quienes no necesitan medicación psicotrópica.

Puede aprovechar los posibles beneficios de la psicoterapia incluso si sólo siente que hay algo «raro» en su vida que podría mejorar consultando a un profesional de la salud mental.

Entre los beneficios notables de la psicoterapia se encuentran

  • Mejora de las habilidades de comunicación
  • Patrones de pensamiento más saludables y mayor conciencia de los pensamientos negativos
  • Mayor comprensión de su vida
  • Capacidad para tomar decisiones más saludables
  • Mejores estrategias de afrontamiento para manejar la angustia
  • Vínculos familiares más fuertes

Una de las principales críticas que se hacen a la psicoterapia pone en duda su eficacia. En uno de los primeros estudios citados con frecuencia, un psicólogo llamado Hans Eysenck descubrió que dos tercios de los participantes mejoraban o se recuperaban por sí mismos en un plazo de dos años, independientemente de si habían recibido o no psicoterapia.

Sin embargo, en numerosos estudios posteriores, los investigadores descubrieron que la psicoterapia puede mejorar el bienestar de los clientes.

El 91% está satisfecho con la calidad de la terapia que recibe
El 84% está satisfecho con su progreso hacia los objetivos personales de salud mental
El 78% cree que la terapia desempeña un papel importante en la consecución de esos objetivos

En su libro «El gran debate de la psicoterapia», el estadístico y psicólogo Bruce Wampold informó de que factores como la personalidad del terapeuta, así como su creencia en la eficacia del tratamiento, desempeñaban un papel en el resultado de la psicoterapia.

Sorprendentemente, Wampold sugirió que el tipo de terapia y la base teórica del tratamiento no tienen efecto en el resultado. El desacuerdo ha motivado a los investigadores a seguir examinando y estudiando la eficacia de la psicoterapia.3

Investigaciones más recientes han demostrado que la psicoterapia es una forma eficaz de tratamiento para algunos trastornos de ansiedad, trastornos del estado de ánimo y trastornos alimentarios, así como para el duelo y el trauma.

Hay una serie de cuestiones o preocupaciones tanto para los terapeutas como para los clientes. Al prestar servicios a los clientes, los psicoterapeutas deben tener en cuenta cuestiones como el consentimiento informado, la confidencialidad del paciente y el deber de advertencia.

El consentimiento informado implica notificar al cliente todos los riesgos y beneficios potenciales asociados al tratamiento. Esto incluye explicar la naturaleza exacta del tratamiento, los posibles riesgos, los costes y las alternativas disponibles. El deber de advertencia otorga a los asesores y terapeutas el derecho a romper la confidencialidad si un cliente supone un riesgo para otra persona.

Debido a que los clientes frecuentemente discuten temas que son altamente personales y sensibles en su naturaleza, los psicoterapeutas también tienen la obligación legal de proteger el derecho del paciente a la confidencialidad. Sin embargo, un caso en el que los psicoterapeutas tienen derecho a violar la confidencialidad del paciente es si los clientes representan una amenaza inminente para ellos mismos o para otros.

Puede que te des cuenta de que la psicoterapia puede ayudarte con los problemas de la vida, pero aún así puede ser difícil buscar ayuda o incluso reconocer cuándo es el momento de hablar con un profesional.

Algunas señales clave de que podría ser el momento de ver a un psicoterapeuta son cuando:

  • El problema está causando una angustia significativa o una interrupción en su vida. Si crees que el problema al que te enfrentas interrumpe una serie de áreas importantes de su vida, como los estudios, el trabajo y las relaciones, puede ser el momento de probar la psicoterapia.
  • Dependes de mecanismos de afrontamiento poco saludables o peligrosos. Si te encuentras lidiando con tu problema de maneras poco saludables, como fumando, bebiendo, comiendo en exceso o descargando tus frustraciones en otros, buscar ayuda puede ayudarte a encontrar estrategias de afrontamiento más saludables y beneficiosas.
  • Los amigos y la familia se preocupan por tu bienestar. Si has llegado a un punto en el que otras personas se preocupan por tu salud emocional, puede ser el momento de ver si la psicoterapia puede mejorar su estado psicológico.
  • Nada de lo que has intentado hasta ahora te ha servido. Has leído libros de autoayuda, has explorado algunas técnicas que has leído en Internet o incluso has intentado simplemente ignorar el problema, pero las cosas parecen seguir igual o incluso empeorar.

La psicoterapia puede ser una opción de tratamiento eficaz para una serie de problemas psicológicos. No tienes que esperar a que tu vida sea tan abrumadora que no puedas afrontarla para pedir ayuda. Cuanto antes lo hagas, antes podrás obtener la ayuda que necesitas para vivir una vida más sana y feliz.

Si crees que tú o un ser querido podríais beneficiaros de esta forma de terapia, considera los siguientes pasos:

  • Consulta con tu médico de cabecera. Tu médico podría empezar por descartar cualquier enfermedad física que pudiera causar o contribuir a tus síntomas. Si no se encuentra ninguna causa física específica, su médico puede remitirle a un profesional de la salud mental que esté cualificado para diagnosticar y tratar enfermedades mentales.
  • Busca una persona cualificada. Las personas que ofrecen psicoterapia pueden tener diferentes títulos o grados. Títulos como «psicólogo» o «psiquiatra» están protegidos y conllevan requisitos específicos de formación y licencia. Algunas de las personas cualificadas para ofrecer psicoterapia son psiquiatras, psicólogos, consejeros licenciados, trabajadores sociales licenciados y enfermeros psiquiátricos avanzados.
  • Elige al terapeuta adecuado. Al elegir un terapeuta, considera si te sientes cómodo divulgando información personal al terapeuta. También debe evaluar las cualificaciones del terapeuta, incluyendo el tipo de título que posee y los años de experiencia. Las referencias de amigos y familiares pueden ser a veces una buena vía para conectar con un terapeuta que pueda ayudarle.
  • Considera si necesitas medicación. Sus síntomas deben influir en el tratamiento y el terapeuta que elija. Por ejemplo, si el mejor tratamiento para usted requiere medicamentos recetados y psicoterapia, acudir a un psiquiatra puede ser beneficioso. Si lo más beneficioso para ti es algún tipo de terapia de conversación sin añadir medicamentos recetados, es posible que te remitan a un psicólogo clínico o a un consejero.
  • Prepárate para rellenar el papeleo. Al comenzar la terapia, es probable que el terapeuta recopile su historial médico y su información personal de contacto. También es probable que tengas que firmar algunos formularios de consentimiento.
  • No tengas miedo de probar diferentes terapeutas. La psicoterapia es un arte y una ciencia. Si las sesiones no te resultan útiles o no encajas con tu terapeuta actual, no pasa nada por probar la terapia con otra persona. Sigue buscando hasta que encuentres un profesional con el que te sientas cómodo.
Ismael Abogado

Ismael Abogado

Psicólogo y aprendiz constante de la mente y el alma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *